ADENOIDECTOMIA


La adenoidectomía es la intervención quirúrgica destinada a extirpar el tejido linfoide denominado Adenoides ( o mas comúnmente Vegetaciones Adenoideas) situado en la parte mas alta de la faringe, la denominada rinofaringe (o cavum), justo por detrás de las fosas nasales, punto en el que ambas fosas nasales confluyen en una cavidad única.

 

Este tejido tiene características histológicas similares a las amígdalas palatinas (o anginas) y su crecimiento se caracteriza por producir, sobre todo en los niños, una serie de síntomas obstructivos, con insuficiencia respiratoria nasal, de predominio nocturno, con ronquido o roncopatía marcada, lo que se denomina hiperplasia adenoidea, otros síntomas inflamatorios, con fiebre, mucosidad abundante, a veces purulenta, lo que constituye las adenoiditis y otros funcionales, como puede ser por afectación de la trompa de Eustaquio, conducto a través del que se ventila el oído medio, causando por tanto congestión en los oídos, así como ocupación del mismo por mucosidad, formando otitis media seromucosa que causa pérdida de audición en los niños y en casos mas avanzados infección de dicha mucosidad llegando a causar otitis media aguda de repetición. En estos casos se suele combinar con un procedimiento denominado MIRINGOTOMIA con inserción de Drenaje Transtimpánico, para eliminar el moco y reestablecer el mecanismo ventilatorio del oído medio.

 

Cuando se realiza la indicación de realización de una adenoidectomía, se practica la técnica a través de la cavidad oral bajo anestesia general, aunque antiguamente se hacía con anestesia local. Para ello se realiza generalmente con un instrumental, denomionado adenotomo, que extirpa el tejido adenoideo redundante. En ocasiones se realiza control endoscópico, sobre todo en aquellos casos de anatomía compleja que puede presentar tendencia a la persistencia de tejido redundante.

Este procedimiento tiene una gran tolerancia, con fácil y precoz normalización de la vida del paciente.