CIRUGIA DE LA DISFAGIA

El tratamiento de la disfagia se basa en primer lugar en un diagnóstico correcto que determine en que puntos falla la fisiología normal de la deglución. Tras ello la primera alternativa suele ser la Rehabilitación Logopédica y Adaptación de la dieta.

No obstante hay casos en que este tratamiento no es suficiente y puede plantearse la opción de una cirugía.

Cuando planteamos una cirugía esta busca algunos objetivos:

-       En ocasiones Tratar o mitigar la causa subyacente, como en caso del divertículo de Zenker.

-       Otras veces Establecer medidas correctoras que ayudan a la compensación del trastorno, como en una suspensión hiolaringomandibular.

-       En otras ocasiones Proteger la vía aérea como en una exclusión laríngea.


En todo caso se plantea no tanto normalizar la deglución como prevenir o disminuir al máximo las complicaciones y mejorar las condiciones del paciente.

 

Como Otorrinolaringólogos que tratan la disfagia debemos, por tanto, tras analizar el punto donde falla el mecanismo normal de la deglución, planear el tipo de tratamiento quirúrgico que vamos a proponer.

Así a grandes rasgos los principales puntos donde podemos actuar mediante técnicas quirúrgicas son:

1.     Mejorar el cierre laríngeo para proteger la vía aérea durante la deglución.

2.     Mejorar el cierre nasofaríngeo para evitar el reflujo del alimento a la nariz.

3.     Mejorar la contracción faríngea.

4.     Mejorar la abertura del esfínter esofágico superior.

5.     Mejorar la elevación y el avance laríngeo.

6.     Corregir bloqueos mecánicos intrínsecos o extrínsecos de la vía digestiva.

7.     Separar la vía digestiva de la vía respiratoria.